Drogas, alcohol y sobrepeso, los serios problemas de Diego Maradona

El exfutbolista argentino Diego Armando Maradona asustó a su fanaticada al presentar problemas de salud durante el partido de la selección de su país contra Nigeria, el pasado 26 de junio.

Maradona se vio muy eufórico durante el encuentro celebrando los goles de Lionel Messi y Marcos Rojo que dieron la clasificación a octavos de final.

Muchos pensaron incluso en su muerte, algo que él desmintió a través de Instagram: “En el entretiempo del partido con Nigeria me dolía mucho la nuca y sufrí una descompensación. Me revisó un médico y me recomendó que me fuera a casa antes del segundo tiempo, pero yo quise quedarme porque nos estábamos jugando todo. ¿Cómo me iba a ir? Les mando un beso a todos, perdón por el susto y gracias por el aguante, ¡hay Diego para rato!”.

Sin embargo, el historial de problemas de salud de Maradona comenzó en los años 80’s cuando comenzó a relacionarse con las drogas y hasta se alejó temporalmente de las canchas.

En 1982, cuando entró al F.C. Barcelona, el médico le detectó hepatitis y estuvo incapacitado durante tres meses.

Casi diez años después, en marzo de 1991, su acercamiento a las drogas comenzó a causarle más problemas, en un control antidopaje, cuando jugaba para el Nápoles, de Italia, dio positivo en cocaína por primera vez en su carrera, por lo que fue suspendido 15 meses por la Federación Italiana de Fútbol, decisión que la ratificó el Comité de Apelación.

A comienzos del año 2000 cuando se encontraba de vacaciones en Punta del Este, Uruguay, fue remitido al Sanatorio Cantegril tras una crisis cardiaca, el médico que lo atendió aseguró que se debatió entre la vida y la muerte durante 40 minutos. Determinaron que Maradona sí presentaba restos de consumo de cocaína en la sangre y la orina.

Luego, viajó hasta Cuba para someterse a un tratamiento de rehabilitación y desintoxicación. En 2003, en pleno programa de televisión chilena conducido por la ex Miss Universo Cecilia Bolocco, tuvo una subida de presión que lo llevó al hospital.

Además de su abuso con las drogas, también su mala alimentación, las fiestas, el alcohol y los excesos le generaron problemas de salud. En 2005 llegó a pesar 120 kilos, se sometió a un bypass en Cartagena, Colombia, en la que adelgazó 50 kilos cumpliendo una dieta estricta.

En 2007 cuando fue internado en el Sanatorio Güemes, Buenos Aires, para tratar su adicción al licor.

En 2015, estuvo en Venezuela por petición propia para hacerse los chequeos pertinentes de su bypass. Un año más tarde, acudió a un médico especializado en tratamiento biomolecular para bajar de peso.

Redacción Maduradas con información de El Espectador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.